miércoles, 5 de febrero de 2020

Ayer u hoy, qué sé yo

"Hoy hace demasiado febrero", apuntaba Aberasturi hace 3 años. Y esto, claro, me lleva a aquello.

Aquello de Ángel González: "Ayer fue miércoles toda la mañana./ Por la tarde cambió:/ se puso casi lunes".

El asturiano, después, siguió hablándonos del "Ayer". Ese ayer "que ya nadie nunca/ volverá a ver jamás sobre la tierra".

lunes, 27 de enero de 2020

Naufragios comunes

"Nosotros vamos bien, es el mar el que va a la deriva", apunta El Roto con ironía (El País, 26-1-2020).

Cada cual, en función de sus filias y fobias, asigne a quien corresponda el papel de "mar".

Ese proceso siempre tranquiliza mucho la particular conciencia. Aunque es verdad que la ingeniosa artimaña encierra un pequeño y anecdótico inconveniente: nunca evita naufragios comunes.

sábado, 11 de enero de 2020

#HablarDeSuLibro en el Congreso

Me pregunta Euronews por los partidos provinciales que han ido encontrando representación parlamentariaSin cuestionar la legitimidad de sus reivindicaciones, sin entrar a valorar el mayor o menor fundamento de aquello que se solicita, planteo que un Congreso donde muchos vayan a #HablarDeSuLibro es una dinámica (ya explotada por las formaciones nacionalistas) que acaba mermando el interés general

También recordé que es el Senado la Cámara de Representación Territorial, pero sigue sin cumplir con el papel esencial que le asigna la Constitución.



viernes, 13 de diciembre de 2019

Preacuerdos, precedentes y precesiones

Hace un mes, Euronews me pedía algunas impresiones sobre el preacuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos. Aquellas humildes apreciaciones las seguiría manteniendo a día de hoy. Y el tiempo ha corroborado que algunas vertientes de aquel preacuerdo servían como (pre)cedente: en tanto que antesala a dinámicas que encontrarían su continuidad; y en tanto que contextos previos a la cesión. 

Por sintetizar cinco puntos que traté de exponer en aquella ocasión: 

1. Me da igual si Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan o se besan. Pero sí querría explicaciones. Sin embargo, tras la comparecencia de ambos no se aceptaron preguntas de los periodistas, y desde luego que esa no fue la mejor manera de arrancar la pretendida nueva etapa. Para más inri, ese oscurantista proceder no ha sido aislado, sino que ha ido encontrando prolongación (para ilustrar esta vertiente, cfr. artículo de Daniel Basteiro).

Quienes se llevaran las manos a la cabeza ante el plasma de Rajoy y, sin embargo, ni se inmuten cuando el plasma venga de otras siglas, evidenciarán que su rasgamiento de vestiduras no reivindicaba higiene democrática, sino que simplemente asistíamos a sus interesados escorzos partidistas. Las ruedas de prensa sin preguntas, o con una ridícula y caprichosa limitación de preguntas, no tienen pase. No deberían tener pase: ni con unos, ni con otros, ni con los de más allá 

2. Es comprensible que en parte de la ciudadanía exista desazón al comprobar que aquello que fue inviable durante medio año (tras las elecciones del 28 de abril), de repente se lograba de forma rapidísima. Desazón ante la sospecha de que haya existido tomadura de pelo: por primar el cálculo electoralista al interés general; por el coste económico que suponía afrontar unos nuevos comicios; por el coste institucional que conllevaba la incertidumbre y la provisionalidad de estar sin Gobierno; y por haber brindado la ocasión de que un partido como Vox consiga 52 escaños, y otras fuerzas extremistas de otro signo ideológico también hayan crecido, como sería el caso de la CUP, de Bildu… (algunas consideraciones más sobre el resultado electoral, aquí).

3. Pedro Sánchez tiene una extensa hemeroteca, advirtiendo sobre la peligrosidad de aquello que luego ha pasado a presentarse con perfecta normalidad. Toparnos con una actuación que parece desoír, de la noche a la mañana, las que habían sido sus declaraciones habituales ("Si hubiera aceptado las exigencias de Iglesias hoy sería presidente del Gobierno. Pero sería un presidente que no dormiría por las noches, como el 95 por ciento de los españoles"; "Yo no voy a ser presidente a cualquier precio", etc) no es un detalle menor. Ya solo eso, por sí solo, requería unas explicaciones que (como se indicaba en el punto 1) no quisieron darse. Y si Sánchez y destacados dirigentes del PSOE acumulan significativa hemeroteca en la que advierten sobre el peligro de la coalición con Unidas Podemos, no menos hemeroteca presentan en relación a los nacionalistas.

4. Había otras posibilidades de acuerdo. Había otras posibilidades para forjar una mayoría parlamentaria. Esas otras fórmulas convendría, al menos, haberlas explorado. Y aunque cada partido enarbole su argumentario para eludir responsabilidades, las reseñadas posibilidades quedaron sin explorar. Veremos qué pasa a partir de ahora, pero, por lo pronto, cuando se escenificó el rapidísimo preacuerdo entre PSOE y UP, otras vías (como la suma PSOE, PP y Cs) quedaron en el olvido. 

En las circunstancias actuales, con nubarrones muy amenazantes de inestabilidad política, de crisis económica, de deterioro institucional... haber intentado que se consensuaran unos pactos de Estado, haber intentado que el constitucionalismo ganara peso, desde luego que no habría sido descabellado

Las fórmulas de gobernabilidad que puedan alejarse de la vía constitucional conllevan contraprestaciones y servidumbres que no son las más alentadoras desde el punto de vista democrático: he ahí esas aludidas precesiones, antesala de cesión.

5. El preacuerdo PSOE y UP ya hacía avistar que la investidura, de llegar, no automáticamente  supondría gobernabilidad. La estabilidad de Gobierno parece bastante más compleja. De modo que, aun existiendo investidura, podríamos encontrarnos con un Gobierno cuya esperanza de vida sea corta; y, entretanto, proseguiría al alza la polarización. De ese peligroso clima siempre hay fuerzas que van a sacar provecho: por ejemplo, los nacionalismos de unos u otros gentilicios, y los populismos/extremismos de todo el arco ideológico. 

Coda: se adjunta el vídeo de Euronews (13-11-2019) donde se recogían algunos de estos planteamientos que traté de formularles.



sábado, 30 de noviembre de 2019

Esperas


“Tan convencido estoy de que no existes/ que te aguardo en mi sueño para luego”. Siempre me gustó ese cierre que Benedetti da a Sirena. 

El microcuento de Mónica Carrillo (publicado en El tiempo. Todo. Locura) me hace recordar aquel poema.

Son esperas de lo que no existe. Pero cómo negar la existencia a aquello que está siendo esperado.

Aunque Sabina lleve razón, y la lleva (“No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”), convendría buscarle una vertiente positiva a todo esto. 

La nostalgia de futuro, como Teruel, también existe. Pero esa particular morriña creo sin dudarlo que enriquece. A la vida le faltaría algo muy prioritario sin haber sentido (sin haberse dolido por) esos `porllegar´ sin porvenir.

lunes, 25 de noviembre de 2019

25N: los medios también educan o maleducan


La educación no lo arregla TODO. Pero sin educación, NADA puede arreglarse. 

Así sucede ante cualquier campo, y también, en consecuencia, ante el que centra el #25N: Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Y de esa educación forman parte los medios en su vertiente informativa, publicitaria, de entretenimiento… 

De ahí que intente acudir, cuando me invitan, a charlar sobre aspectos en los que lo comunicativo/educativo desempeña un protagonismo. Un protagonismo tanto para lo mejor como para lo peor. Pero un protagonismo esencial que nunca conviene desatender.

Por si a algo bueno pudiera contribuir esa tarea, siempre merecerá la pena intentarlo

PD: Conferencia “Publicidad y violencia machista: el papel ético y educativo del discurso publicitario”. Facultad de Ciencias Sociales de la USAL, 21-11-2019.

lunes, 18 de noviembre de 2019

Esquelas que callan por sí solas

"Hoy, amor, igual que ayer, como siempre, el diario no hablaba de ti", cantó Sabina en su Eclipse de mar. Hay días, sin embargo, en que así no ocurre. Hay días en que el diario sí habla de un ti, y de un mí... y de un algo al que nadie escapa. 

"Tu móvil sigue activo. Llámame cuando quieras para vernos", reza la esquela que ayer se publicaba en El País

El diariohablaba de ti. Y la esquela callaba por sí sola.