sábado, 8 de junio de 2019

Kavafis, Iribarren y el `por llegar´


Kavafis nos enseñó que la importancia de Ítaca residía en el viaje, no tanto en el destino. Y quizá por eso, quizá por algo parecido, Iribarren nos habla de una felicidad que se aguarda. Se alcanza cuando no es (cuando solo es un 'por llegar'); y cuando es (cuando ha llegado), ya comienza a disiparse:


(*) Imagen: "Pequeños grandes momentos", de Karmelo C. Iribarren.

martes, 4 de junio de 2019

Pocas cosas nos pasan


Formada en el bel canto, y en plena madurez vocal, Leticia Sabater lanza su hit estival. Famosa por su comprometida obra en favor de los derechos civiles del ornitorrinco, ahora orienta su canción protesta hacia nuevos horizontes. 

Desde el punto de vista melódico, El Lago de los Cisnes ejerce un innegable influjo sobre su nuevo tema. Y por lo que respecta a la letra, la cantautora, en un sin par equilibrio de inspiración y sutileza, ha optado por musicar a Garcilaso de la Vega. Su composición logra rimar "azote" con "malote" y, quién lo iba a decir, "hamburguesa" con "mayonesa".

"18 centímetros, Papi" encarna, en nuestro tiempo, el arte total wagneriano. Ese gesamtkunstwerk que aglutina música, danza, poesía, pintura, escultura y arquitectura encuentra su plasmación en el videoclip de esta intérprete y activista.  

Ante tamaña gesta, el Princesa de Asturias de las Artes cuenta ya, para la próxima edición, con una preclara favorita.

PD: Esta señora fue presentadora de un programa de televisión infantil. Pocas cosas nos pasan.


jueves, 23 de mayo de 2019

David Jiménez y la anómala normalidad


La profesionalidad no es cosa de seres mitológicos. No es algo reservado a personajes de cómic con poderes sobrenaturales. 

Quizá por eso me viene a la cabeza aquello de Le Carré: “Hay que tener temple de héroe para ser, sencillamente, una persona decente”. Me topé con ese apunte en Soldados de Salamina (la novela de Cercas que llevó al cine David Trueba); y veo esa idea personificada en David Jiménez.

David Jiménez ha sido corresponsal en Asia durante dos décadas, jugándose el tipo en más de una ocasión. Sus obras han sido traducidas a múltiples idiomas. Ha publicado crónicas en los principales diarios internacionales. Ha recibido una beca Nieman de la Universidad de Harvard. Ha estado en la dirección de El Mundo. Es columnista en The New York Times. Y, por no alargarnos, su último libro supone ya un antes y un después

A pesar de eso (o gracias a todo ello), su insobornable profesionalidad se conjuga con la sencillez y bonhomía de una persona decente, de una persona íntegra, de una persona normal. Nada más y nada menos que normal. Quien haya leído El director sabrá que ese nombre, precisamente, es el que llevaría su periódico soñado: El Normal.

Cuánto reconforta encontrarse con personas que, sin grandilocuencias, sin aspavientos, sin pedanterías… te reconcilian no solo con el Periodismo, sino con el buen hacer de toda disciplina profesional, y con lo mejor de la naturaleza humana. 

Mi agradecimiento a la Asociación Salmantina de Periodistas (ASPE) y a Letras Corsarias por brindarme la ocasión de participar en ese enriquecedor coloquio, junto a Elena Martín y el reseñado autor. Muy reconfortante también encontrar la librería llena de asistentes. 

(*) Fecha: 22-5-2019. Fotos: Manu Laya y Alejandro López.


miércoles, 8 de mayo de 2019

Desinformación y democracia


"¿Por qué la es tan dañina para la ? Por crear una realidad paralela, una engañosa pseudorealidad que muchos acaban creyendo, y que rompe el consenso necesario sobre lo que es real": Irene Lozano (secretaria de Estado de la España Global) en la Facultad de Comunicación de la UPSA.


(*) Título y fecha de la conferencia: "Cómo comunicar la imagen de un país: información veraz frente a la desinformación", 8-5-2019. Fotos: Pablo Rey.

viernes, 5 de abril de 2019

Aquel futuro es ya nuestro hoy

El personaje de Tom Cruise caminaba por un centro comercial. El reconocimiento ocular propiciaba que le llegase publicidad estrictamente dirigida a él. Una individualizada segmentación donde el público destinatario estaba configurado por una única persona. Se trataba de Minority Report (Spielberg, 2002), y ese planteamiento publicitario se percibía como una tendencia más o menos futurista. 

Aquel futuro es ya nuestro hoy: tanto en el mercado de bienes de consumo y servicios, como en el mercado político. Por eso el targeting, sin ser una práctica nueva, sigue puliéndose de forma cada vez más pormenorizada; y está adquiriendo un especial protagonismo en la campaña electoral que nos envuelve. 

Desde Salamanca RTValDía (31-3-2019) me piden unas rápidas apreciaciones sobre la actual contienda electoral; y leo que Manuel Alcántara (catedrático de Ciencia Política de la USAL) ofrece también las suyas: https://salamancartvaldia.es/not/205222/publicidad-campanas-no-puede-entenderse-sin-big-data-llegada/ 



miércoles, 20 de marzo de 2019

Esas obvias y obviadas luces de neón

La esclavitud no ha sido por completo erradicada. No hace falta recorrer muchos kilómetros para comprobarlo. También en nuestro mundo más cercano puede encontrarse. 

Cierta esclavitud ni siquiera requiere de la penumbra. Suele pasar inadvertida, suele resultar invisible, a pesar de estar iluminada con fluorescentes luces de neón.

La compraventa de mujeres y niñas para fines de explotación sexual es una forma de esclavitud que perdura en pleno siglo XXI. 

Tras su trayectoria como actriz y presentadora de televisión, hace 13 años Mabel Lozano dio un giro a su ejercicio profesional. Como guionista, directora y productora está dando pie a proyectos cargados de compromiso, que se canalizan en forma de campañas publicitarias, cortometrajes y documentales. Su quehacer como cineasta la ha convertido en una de las voces más combativas y autorizadas frente a esa reseñada esclavitud contemporánea.

Mabel Lozano visitó ayer la Facultad de Comunicación de la UPSA. Expuso su forma de entender el cine ("una herramienta para la transformación social") y explicó una premisa indispensable en su tarea cinematográfica: "Nunca, jamás, hacer pornografía del sufrimiento humano". Ese firme empeño le resulta innegociable a la hora de tratar la vulneración de los más básicos y esenciales derechos. Su obra evidencia que hacer un trabajo proactivo y riguroso no pasa por el morbo ni por la búsqueda gratuita de lo escabroso.

"No hay prostitución sin trata", añadió. Aquélla se nutre de ésta. Son las dos cruces de una misma moneda. Una moneda que supone "la cosificación extrema del ser humano". Esa realidad que, estando tan normalizada, resultando tan cotidiana y usual en nuestro entorno, acaba convirtiéndose en imperceptible.

Recuerdo a aquel mendigo parisino al que se acercó Albert Camus en sus Carnets. Los apresurados peatones circulaban por la calle sin reparar en ese indigente que solicitaba, al menos, un mínimo de empatía y comprensión. Ante esa indiferencia que se le brinda, expresa su pesar: "La gente no es mala. Simplemente, no ve". Vaya por delante que se puede ver sin sentido de la vista; al igual que podemos estar ciegos, aunque nos acompañe una inmensa agudeza visual. Por eso el pasaje de Camus no alude a la ceguera física, y podría servirnos para abordar el tema que centra este post.

Hay ojos que no quieren ver (la trata de mujeres y niñas cuenta con muchas complicidades) y hay ojos que no pueden ver, porque la falta de uso entumece la visión (así ocurre cuando normalizamos algo que nunca debió normalizarse). De todo ello se desprenden bastantes trastornos éticos que nos envuelven. Y de ahí que reconforte encontrar personas y disciplinas que nos hacen mirar, para que luego veamos; y nos hacen ver, para que después pensemos.  

Esa mirada que crea (creadora y creativa a un tiempo) se despliega por múltiples derroteros. Tampoco la termodinámica escapa a ellos, y alguien que la trabajó con pasión, como el físico Schrödinger, acertó a decir que la creatividad no es ver lo que nadie vio, "sino pensar lo que nadie ha pensado sobre aquello que todos ven"

Mi agradecimiento a esas personas cuya actitud y profesionalidad nos ensancha la mirada. Logran que percibamos algo que hasta entonces nos resultaba inapreciable. Logran que podamos pensar sobre aquello que no pensábamos. Entre esas personas, claro, se encuentra Mabel Lozano: gratitud y reconocimiento hacia su encomiable labor audiovisual.



(*) Título y fecha de la charla: "El combate a la esclavitud del siglo XXI", 19-3-2019 (sesión enmarcada en las actividades programadas por la Unidad de Igualdad de la UPSA). Lugar: Facultad de Comunicación de la UPSA. Fotos: Universidad Pontificia de Salamanca.


@osanchezalonso


jueves, 14 de marzo de 2019

El ascua y sus gallinas


¿Ya ha salido algún partido político a utilizar metafóricamente esta noticia? ¿Ha aparecido ya algún dirigente arrimando las gallinas a su ascua?

No sería de extrañar que alguien de Vox saliera a advertirnos sobre el peligro de esos zorros (foráneos y extranjeros, claro) que están acechando "nuestro corral". Zorros que, además de la "inseguridad" que suponen por sí mismos, vendrían a perturbar las "señas identitarias" del españolísimo gallinero.

Tampoco sería extraño que alguien de Podemos venga a contarnos que juntos ("unidos podemos", por supuesto) seremos capaces de vencer al capitalista y neoliberal zorro. "Sí se puede, sí se puede", se oiría, al unísono, cacarear; mientras el gallo alfa, desde el comedero, "vuELve" a erguir su cresta.

Ni sorprendería, cómo iba a sorprender, el cuento del secesionismo. Un estelado gallinero vendría a despotricar de ese zorro españolazo y alimaña. Ese zorro opresor que es capaz de vulnerar, sin sonrojo, el "derecho a decidir"; y que habría convertido la granja en un inhabitable y "carcelero régimen". Pero a todo zorro le llega su San Martín, añadirían, y al raposo le aguarda un particular collar en forma de "lazo amarillo".

Y así podríamos seguir. Variopintas siglas instrumentalizando a su servicio esa animal historia, y manoseando ad hoc la previsible fábula.

Todo ello, quizá, en menos que canta un ídem.



(*) Imagen: El País, 14-3-2019.

@osanchezalonso