viernes, 24 de julio de 2020

El quicio

Este Gobierno ha apostado por el arte: no sólo el palmero, sino también el pictórico

El numerito de los aplausos ha de ser un homenaje a Velázquez, cómo suponer otra cosa. En Palacio (de la Moncloa), meninas y meninos prestan su debida pleitesía. 

Y próximo al punto de fuga, como en la escena velazqueña, alguien más nos visita, alguien más se autorretrata. Quizá Iván Redondo, quizá Félix Bolaños. Da igual. Alguien observa la última performance.

La contempla desde el quicio... para contribuir a sacarte del ídem.


jueves, 25 de junio de 2020

Lecturas para despertar(se)

La otra noche, antes de dormir, leíamos a Gianni Rodari en sus cuentos enredados. 


El libro Lecturas para dormir a un rey, de la editorial SM, propició que Lía y Luca tuvieran un primer encuentro con el autor italiano. Aunque ellos aún están lejos de 1º de Primaria, parece que el relato les resultó sugerente. Entre las muchas virtudes de la lectura, generar risotadas, brindar disfrute, no es empeño menor. 



sábado, 20 de junio de 2020

Fanatizados aspavientos

Son "gigantes". Y son "molinos". También es el siglo XXI, aunque a veces no lo parezca.

Un tiempo donde no escasean los gigantes fundamentalistas, con empequeñecida mentalidad, cuyas aspas propician fanatizados aspavientos.

lunes, 25 de mayo de 2020

#SalimosMásFuertes

Aún no hemos salido. Hay casi 30.000 personas que ya nunca van a salir. Y, desde luego, el día que salgamos, si salimos, ni por asomo saldremos más fuertes

Un poco de decoro, por favor. La publicidad institucional no puede causar tanta vergüenza ajena. 

Y de esta campaña infame culpo al Gobierno que la lanza, no a los medios que la publican.

***

A lo largo de los años hemos ido comprobando cómo distintas Administraciones (estatal, autonómica, provincial, municipal...), y estando al frente unos u otros partidos, han hecho un uso perverso de la publicidad institucional. 

Ese ilegítimo uso de la publicidad institucional (recordemos, una publicidad pagada con dinero público) ha adquirido distintas formas. Entre otras, éstas: 

1. publicidad institucional que alguien ha deseado confundir con publicidad partidista

2. publicidad institucional que sirve para `premiar´ a los medios afines, y `castigar´ a los medios díscolos: alimentándose así el servilismo y gestando de esta forma unas lamentables redes clientelares; y

3. publicidad institucional tan absolutamente ridícula, inservible y falaz... que genera completo bochorno. 

sábado, 23 de mayo de 2020

Profesionalidad


Hay gente cuya heroicidad no requiere efectos especiales.

En vez de capa llevan toga; o portan EPIs; o escriben reportajes incómodos, pero necesarios; o aciertan a despertar, delante de una pizarra, la curiosidad de su alumnado; etc, etc, etc.

Gente cuyos superpoderes se llaman profesionalidad.

jueves, 21 de mayo de 2020

Señalamientos

No le tengo ningún aprecio a Ok Diario. Y no tengo ningún aprecio a Echenique. Pero eso da igual. Lo sustancial es que ese señalamiento (realizado por un diputado que además pertenece a un partido en el Gobierno) es infame

Luego vendrán otros que se creerán distintos: será un mensaje lanzado desde otras siglas, y serán otros medios los aludidos. Todo será distinto, salvo el envilecimiento... que será el mismo. La ignominia siempre se retroalimenta

Estas cosas se sabe cómo empiezan. Y, por desgracia, la Historia también nos ha enseñado cómo suelen acabar

lunes, 18 de mayo de 2020

Respuestas más allá de la trinchera

El otro día escuchaba el testimonio de Salvador Espinosa: aquel médico de las Urgencias de Madrid que había permanecido ingresado, por el coronavirus, varias semanas. Espinosa subrayaba que en un equipo médico puede haber integrantes con un ideario político muy distinto. Pero a todos ellos, cuando están en su trabajo, les une un objetivo común: salvar al paciente.

Me parece que ése es un mensaje del que aprender. Para aprender como ciudadanía, y para que aprenda, qué duda cabe, la denominada clase política

Desde el punto de vista institucional, esta pandemia no ha ofrecido lecciones edificantes. Y por eso resulta razonablemente esperanzador que en Castilla y León sí se hayan dado algunos pasos hacia el entendimiento entre Gobierno y oposición: el pasado 13 de mayo se reunieron Mañueco (PP) y Tudanca (PSOE) para fijar algunos ejes que han de articular ese acuerdo.

Las cifras de muertos, y las cifras de contagiados, y el enorme desafío que tenemos por delante y que alcanza a todos los ámbitos (sanitario, educativo, económico, laboral, asistencial, etc, etc), exigen algo que vaya más allá de la política de trincheras.

Por eso reconforta que en las Cortes hayamos llegado a escuchar que un político de Podemos, Pablo Fernández, elogia al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea (Cs). En los tiempos de polarización que vivimos, en momentos donde el zafio hooliganismo partidista parece coparlo todo, estas cosas sorprenden. Pero lo cierto es que son indispensables, y la higiene cívica y democrática exige que al adversario político no le veas como enemigo; y que la crítica argumentada, racional y constructiva no sea sustituida por el insulto y la descalificación.


Y también parece razonable que en Castilla y León se haya apostado por la cautela, y no por adentrarnos en una precipitada carrera entre Comunidades Autónomas. En aquellas declaraciones de Igea ("Perderemos las elecciones con gusto si hay personas que conservan la vida", 7-5-2020) parece apreciarse su condición de médico, su faceta como profesional de la medicina que es. 

Bienvenida sea la política ejercida con responsabilidad, y no el electoralismo de dar satisfacción a los núcleos más radicalizados de cada eje. Recordemos esas palabras de Salvador Espinosa que citaba anteriormente y, por si sirven de precedente, aprendamos algo de ellas.  

***

El País ha tenido la amabilidad de contar con mi aportación para analizar la gestión del coronavirus en Castilla y León. Edición impresa (18-5-2020, pág. 15) y edición digital: https://elpais.com/sociedad/2020-05-17/castilla-y-leon-la-comunidad-donde-pactan-pp-y-psoe-y-podemos-alaba-a-ciudadanos.html